Saltar al contenido

El Radio de Marie Curie

Obra de teatro

El Radio de Marie Curie

Hace 22 años se realizó un homenaje póstumo a Pierre y Marie Curie. ¿Y en qué consistió? Pues, en el descanso de sus cuerpos en el panteón de los hombres ilustres de París. Esto sucedió ante la presencia del presidente de Francia, el de Polonia y una de sus hijas.

Marie Curie es la primera mujer en entrar a este panteón. Esto se sumó a una lista donde ella también fue la primera. Primera doctora en Ciencias, primera profesora en la Sorbona, primera en recibir un premio Nobel, primera en recibir dos premios Nobel

marie curie en el ICN UNAM
Miguel Alcubierre presentando la obra: El Radio de Marie Curie

Con un video remembrando este acontecimiento, comienza la obra “El Radio de Marie Curie”. Tuve la oportunidad de ver esta obra en el ICN.

La obra consta de un monólogo de una hora, donde la actriz Claudia Lobo personifica a la científica polaca, quien descubrió los elementos Polonio y Radio. Posteriormente, logró aislar, de este último, 1 gramo puro.

Arte y ciencia

El monólogo se nutre de pequeñas demostraciones científicas que son fácilmente confundidas con magia: fuego en la palma de la mano, cambio de colores en líquidos. Pero quizá, lo más mágico, es el acompañamiento que recibe la actriz por parte del artista Arturo López Pío, quien participa con su “Cinemano”.

El Radio de Marie Curie en el ICN-UNAM
El Radio de Marie Curie en el ICN-UNAM

¿Alguna vez vieron Art Attack? ¿Recuerdan a Neil, que hacía dibujos gigantes con sal, arena, azúcar? Imaginen eso, a dos metros de ustedes, proyectándose mientras escuchan a Marie Curie. Quien habla de amor (al conocimiento y a la vida), machismo, guerra, tristeza, ciencia. Como consecuencia, la atmósfera se llena de una emoción que nos hace sentir esa capacidad inagotable de sorpresa.

Sacando el lado crítico, recalco que a veces, el monólogo resulta tedioso. ¿Por qué? Un acento forzado, innecesario, a mí parecer. No sólo porque hace del español menos claro. Sino porque basta con las referencias y menciones que se hacen de Polonia para que quede claro la nacionalidad de Curie.

Sin embargo, la obra me deja algo más que la vida de Curie en términos científicos. Conocer esa parte de su vida es relativamente fácil al googlear su nombre. Pero hay algo más, una reflexión sutil, que queda dentro del subtexto del guión. Y es esa parte la que se agradece.

Cuando ser mujer es una condena

El machismo y la discriminación de la que fue víctima Marie. Y de las que siguen (seguimos) siendo víctimas las mujeres, por un lado, y los extranjeros y migrantes por el otro.

Ahora Marie Curie es símbolo para las mujeres en la ciencia. Incluso hace 22 años recibió homenajes, pero ¿y hace 103 años, cuando no se le quería dar el Nobel por ser mujer? ¿hace 97 años cuando se hablaba mal de ella en la prensa francesa por sus tres “faltas”: ser atea, ser extranjera y ser mujer? ¿Y qué tal cuando se hablaba más de ella por sus relaciones amorosas después de la muerte de Pierre que por sus trabajos científicos?

Históricamente el machismo ha permeado todos los ámbitos de la sociedad. En algunos de forma más violenta que en otros. Y como podemos ver en este ejemplo, (por ser uno de muchos), también en la ciencia. No seamos ilusos pensando que la actividad académica se encuentra libre de esto, pues somos producto de una sociedad machista. Reconocer estas actitudes en los demás y en nosotros, es uno de los muchísimos pasos para acabarlo.

El otro y yo

Por otro lado, el rechazo a los migrantes no es nuevo. Trump no es el primero es favorecerlo. Aunque sí, quizá, el que lo hace en los últimos 50 años de manera más descarada. Lo vemos con los éxodos en África. En el peregrinaje judío.  En Siria. También contra los musulmanes. Contra los latinos. Y más reciente en Europa: en el Brexit.

A manera anecdótica comento una vivencia cuasi(porque es de mi hermana) personal. Estudiando el doctorado en el Reino Unido escucha a alguien quejarse de que los migrantes ocupen servicios de salud y trabajen. La respuesta de mi hermana: la migración es muchas veces obligada. ¿Crees que la gente desea abandonar a su familia, con la idea de quizá no volverlos a ver? ¿Poner en riesgo su vida? ¿Existir en las sombras? Imagina cómo deben ser las condiciones en nuestros países para estar dispuestos a esto.

Obra de teatro: Marie Curie

¿Y ahora?

Marie Curie abrió una brecha que nos toca caminar y construir. Y por lo tanto, no hay que dejar que se cierre. Impulsemos a las niñas que quieren hacer ciencia. Reconozcamos la otredad como una vía de riqueza y diversidad. Luchemos por nuestros espacios. Y también reconozcamos el trabajo de las científicas mexicanas. Alcemos la voz.

Autora: Mariana Campos Rivera

Lo que rodea el maguey